[OPINIÓN] Grínor Rojo: «La Guerra»