Grínor Rojo: «Estamos viviendo una peligrosa decadencia de las letras»